dilluns, 22 de desembre de 2014

Breve declaración de intenciones | 5 pequeños secretos

Faltan ya muy pocos días para terminar el año y de verdad que en Tyrannosaurus Books estamos ansiosos para que llegue el 2015. No solo estamos preparando un mogollón de novedades para los próximos 12 meses, también hemos estado reestructurando un poco la editorial y realizando algunos cambios substanciales, tanto de forma como de contenido, que ya se empezarán a notar dentro de unas semanas con la publicación de las dos primeras novelas del año, El hombre spam y Ángeles robados, y el propio diseño gráfico de los libros.

Como hemos avanzado en alguna que otra entrevista que nos han hecho estos últimos días, en 2015 vamos a abrirnos mucho más al cómic con la publicación de varias obras inéditas; sobretodo yankis (aunque también alguna de más cercana). Empezaremos en enero con el primer volumen (de 2, por el momento) de Tomb of Terror. En febrero será el turno de Supernatural Law. Y a partir de marzo llegarán Madam Tarantula, The Bomb, Paleo (la serie original previa a Loner, que hemos publicado este mismo mes de diciembre y que lo está petando)... además de Illworld y de Dinotour, el trabajo más reciente de Jim Lawson (Las Tortugas Ninja). Tenemos muchos más en mente, pero tal vez sea demasiado pronto para hablar de ellos ;)

En Tyrannosaurus tenemos la sensación de que 2015 marcará un antes y un después en la editorial (como lo marcó en diciembre de 2012 la publicación de El camino de baldosas amarillas) y es que, definitivamente, será un año que empezaremos con un ritmo de publicación, un calendario, una distribución, una serie de proyectos y unos recursos como nunca antes hemos tenido. Nuestra actitud también será diferente (mejorada, desde nuestra perspectiva) y, aunque nuestra dedicación a la editorial ha sido total en los últimos dos años, este 2015 lo encaramos con la confianza absoluta en el proyecto y su viabilidad.

Y es con esta misma voluntad de profesionalización (si se quiere llamar así) a todos los niveles, y sin olvidar el compromiso de transparencia que siempre hemos querido ofrecer (no siempre entendido de la mejor manera), que me gustaría aprovechar este final de año para dar 5 breves recomendaciones a todos aquellos que leéis este blog, que sois escritores en ciernes y que deseáis publicar con Tyrannosaurus (o con cualquier otra editorial). 5 pequeños "secretos" que pueden facilitar vuestra entrada en el mundillo y que, aunque parezcan un poco absurdos (o lógicos) parece que a menudo se olvidan (y digo esto teniendo en cuenta las propuestas que nos llegan al correo de la editorial día sí y día también). Vamos allá.

1. Olvidaos de las trilogías, las sagas y similares. En el momento actual, tal y como está el patio, pocos editores van a invertir en sagas escritas tanto por autores desconocidos como por aquellos que no sean best-sellers. Comprometerse a editar una saga es un riesgo económico muy grande, y editar solo el primer volumen pensando en sacar los posteriores solo si este funciona no es algo atractivo (además de ser una falta de respeto a los lectores).

2. Olvidaos de los tochos. Lo ideal es presentar manuscritos de 150 a 250 páginas de word, no más. La razón es similar a la anterior. Aunque la impresión digital que usan muchos editores actualmente ha conseguido abaratar el coste de los libros, sigue siendo más cara que la impresión offset. Por contra, la impresión offset solo es rentable si se hace una gran tirada. Un tocho de 700 páginas es muy caro de producir en digital, en una tirada pequeña, y muy caro de producir en offset (porque requiere una tirada grande), así que tanto de una forma como de otra, si no eres ningún escritor best-seller, es un riesgo demasiado elevado para la editorial; y un coste elevado implicará un PVP elevado. Es un hecho que cualquier libro de un autor desconocido cuyo PVP sea similar al de un autor best-seller entra en terreno peligroso.

3. Sabed donde mandáis vuestras propuestas. Esto ya lo he comentado en algún post anterior, pero creo importante remarcarlo: conoced el catálogo de la editorial a la que mandáis vuestra propuesta y sabed sus posibilidades. No pidáis peras al olmo ni pretendáis que os hagan caso a un proyecto que no se ajusta a las temáticas que a la editorial le interesan.

4. Tened paciencia y capacidad de adaptación. Publicar un libro no es un proceso mecánico, de la misma forma que no lo es el hecho de escribirlo. Hay que valorar multitud de elementos cada vez y, aun después de haber decidido publicarlo, surgen numerosos problemas y detalles que, a veces, requieren más tiempo y esfuerzo del previsto inicialmente. Cuando una editorial decide ponerse en marcha para tirar adelante la publicación de un libro está dedicando tiempo y dinero a ese proyecto, así que jamás penséis que está dejando vuestra obra de lado porque tarda en salir (por ejemplo) o porque propone un formato diferente al habitual para su publicación. Ninguna editorial ni ningún editor va a boicotear su propio libro. Todos los cambios, todo el tiempo invertido, todas las valoraciones, los números, los diseños... están enfocados a que el libro obtenga el mejor resultado en todos los sentidos.

5. Sed justos y sed sinceros (y conoced el negocio). Por mucho que las películas lo vendan de otra manera, ni el oficio de escritor ni el oficio de editor es el que muestran las pantallas de cine. En el momento actual, seguramente, es incluso peor. Nadie (o casi nadie) se hace rico publicando un libro: ni el autor ni el editor; y nadie (o casi nadie) escribe libros que trascienden el tiempo y el espacio. El negocio del libro es complicado. El sistema de distribución, colocación (y devolución, que en algunos casos está en el 60%) y ventas dificulta las cosas. La excesiva oferta y la falta de capacidad de absorción del mercado es un problema. Y, aún con todo, aquí estamos. Como decía antes, no pidáis peras al olmo. Todos sabemos que el hecho de que un libro venda más o menos no depende tanto de su calidad como de su capacidad para darse a conocer. Pero también sabemos que Tyrannosaurus (por poner un ejemplo) no tiene los mismos recursos que Planeta (por poner otro ejemplo) para dar a conocer X libro. Todas las pequeñas editoriales soñamos con publicar un libro de un autor desconocido que, además de tener una calidad tremenda, se venda como rosquillas. Pero esto son cosas de Hollywood.

No os descubro nada que no sepáis ;)

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada